Hitman: Absolution

Hitman: Absolution

El Agente 47 se hace con el trono del sigilo

Hitman: Absolution retoma el chocante desenlace de Blood Money en la aventura de sigilo más personal del Agente 47 hasta la fecha. IO no ha malgastado los seis años que han transcurrido entre entregas: la fórmula de la franquicia se ha revitalizado para contentar a todo el público posible sin casualizar su entrega. Ver descripción completa

PROS

  • Grandes cambios a mejor
  • La ambientación
  • Largo y rejugable

CONTRAS

  • El sistema de checkpoints

Excelente
9

Hitman: Absolution retoma el chocante desenlace de Blood Money en la aventura de sigilo más personal del Agente 47 hasta la fecha. IO no ha malgastado los seis años que han transcurrido entre entregas: la fórmula de la franquicia se ha revitalizado para contentar a todo el público posible sin casualizar su entrega.

El nuevo sistema de Intuición otorga más ritmo a las partidas, la rejugabilidad de las misiones abarca muchos estilos de juego y la desarrolladora ha creado un mundo pérfidamente bello e inmersivo que te atrapará con sus posibilidades. ¿Nos encontramos ante el título de sigilo definitivo?

La nueva aventura de 47 reforma las bases jugables de la franquicia para que planear un asesinato no sea un proceso tan exigente como entregas anteriores. La Intuición te permitirá anticipar los movimiento de los enemigos en el acto, así como encontrar pistas útiles o ayudar a camuflarte entre la muchedumbre con los disfraces que utilices para pasar desapercibido.

Por otra parte, se han mejorado los controles de tiroteos para que la acción sea un camino igual de válido que el sigilo. Destacamos el nuevo sistema de coberturas y la posibilidad de realizar un tiroteo rápido al más puro estilo Splinter Cell: Conviction.

Los capítulos de Hitman: Absolution se dividen en sub-fases más pequeñas que en entregas anteriores pero incluyen numerosas soluciones que elevan la rejugabilidad a niveles insospechados. En este sentido, el juego está repleto de desafíos opcionales que te retan a sacarle todo el jugo posible a los escenarios.

Asimismo, estos retos te sirven de pistas para descubrir, sin demasiados destripes, cómo asesinar a tus víctimas sin tener que pasarte horas vagando por el nivel en busca de objetos interactuables.

La campaña alterna misiones clásicas de asesinato con otras de sigilo puro y duro. Los fans de 47 quizás desconfíen de este añadido, pensando que IO se ha pasado al bando de los Call of Duty. Pero en realidad estos niveles añaden variedad a la aventura y jamás te obligan a decantarte por la acción. El juego siempre te permitirá actuar como tú prefieras.

El mundo de Absolution no es solo un milagro gráfico: son una maravilla en cuanto a ambientación e inmersión. Cada personaje tiene su propia historia que contar y muchas veces te quedarás quiero escuchando las conversaciones de los secundarias. Espiar tiene premio. Las muchedumbres son un gran añadido que te dejarán con la boca abierta cuando aparezcan al inicio de la campaña.

La gran pega de Hitman: Absolution es su sistema de checkpoints: IO ha repartido checkpoints por los niveles que, al activarlos, reinician los movimientos de los guardias, poniéndote a veces en más de un aprieto. No es mala idea pero muchas veces los checkpoints no están en los mejores lugares. La desarrolladora debería haber seguido con su clásico sistema de partidas guardadas limitadas.

Sus novedades y remodelaciones hacen de Hitman: Absolution el mejor juego de sigilo de la presente generación. Es rápido, variado, rejugable, divertido y grande.

Sus localizaciones te sorprenderán a cada segundo por sus aspectos y las ideas alocadas que introducen. Y hay tantos niveles de dificultad que siempre encontrarás tu reto adecuado. ¿A qué esperas para volver a enfundarte el traje y sacarle el polvo a tu letal hilo?

Hitman: Absolution

Descargar

Hitman: Absolution

— Opinión usuarios — sobre Hitman: Absolution

  • teddy2013

    por teddy2013

    "chanta picantes de mierda"

    chanta no se puede descargar deberían ponerlo para descargar . Más.

    analizado el 18 de enero de 2013